Tribunal revivió pruebas de EE. UU. contra los hermanos Uribe Noguera

Publicado el 12 de Septiembre de 2018 a las 12:30:29 en NACIONAL

Revocó decisión de primera instancia y ordenó tener en cuenta informe de agencia ICE.

El Tribunal Superior de Bogotá revocó la decisión de primera instancia de un juez de la ciudad que consideró que la Fiscalía no podía usar una prueba clave en el proceso contra  Catalina y Francisco Uribe Noguera por ocultar información sobre lo que ocurrió el 4 de diciembre de 2016, cuando fue asesinada la menor Yuliana Samboní.

Por ese caso fue condenado a  58 años de prisión el otro de los hermanos: Rafael Uribe Noguera, acusado del secuestro, violación y asesinato de la menor.

Los hermanos Uribe Noguera, según se lee en el fallo del Tribunal, borraron todo de sus equipos celulares. Y mientras Rafael estuvo internado en una clínica, luego de cometer el crimen, accedieron a su celular y borraron conversaciones claves sobre los hechos ocurridos antes y después del crimen.

Esos equipos fueron enviados a los Estados Unidos, en donde agencias especializadas recuperaron la información y la entregaron en cadena de custodia a la Fiscalía.

El juez de primera instancia consideró que esa evidencia no fue destapada adecuadamente a los abogados de los Uribe Noguera y que esto podría afectar el derecho a la defensa. Por esto ordenó que no se escuchara en juicio el testimonio de dos agentes que darían cuenta de los resultados de las pesquisas realizadas en Estados Unidos.

Sin embargo, el Tribunal consideró que los abogados sabían de esa evidencia y declararon que la Fiscalía sí les entregó toda la información del proceso, por lo que determinó que los testigos y los resultados de los exámenes de la agencia de Estados Unidos sí se pueden usar en el juicio.

Esta es una de las pruebas clave del ente acusador con la que se intenta evidenciar cómo los hermanos Uribe Noguera habrían borrado llamadas realizadas desde sus teléfonos y desde el de su hermano y conversaciones de WhatsApp para el “favorecimiento y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio”.

El informe daría cuenta las movidas que desde la 1:30 de la tarde de ese domingo habrían hecho los hermanos. A esa hora el intendente Álvaro Rincón se comunicó con Francisco Noguera, a través del celular de su esposa que era la que registraba como propietaria del carro en el que fue raptada Yuliana Samboní y que desde hace meses utilizaba Rafael Uribe.

A partir de esa hora se empezó una maratónica labor para hallar a su hermano y encubrir lo que había hecho con la menor. 

En el fallo se detallan los hechos: sobre las 2:08 de la tarde Catalina se comunicó con su hermano, quien le dijo que la camioneta de placas DBO960 a nombre de Laura Arboleda Waltenberg, estaba estacionada en el edificio Equus 66, en donde hasta hace algunos meses antes del crimen residía Rafael. Sobre las tres y cuarenta ella llegó al apartamento 603 de ese edificio.

El informe presentado por los Estados Unidos, que hoy vuelve a ser fundamental en el desarrollo del proceso, daría cuenta de la "actividad telefónica intensa" registrada entre las cuatro y las cinco y media de la tarde. Tiempo en el que estuvieron solos los tres hermanos en el apartamento en el que estuvo secuestrada la menor.

Con posterioridad a estos sucesos, los señores Francisco José y Catalina Uribe Noguera manipularon la información contenida en los aparatos electrónicos que fueron entregados por ellos a la Fiscalía

"Con posterioridad a estos sucesos, los señores Francisco José y Catalina Uribe Noguera manipularon la información contenida en los aparatos electrónicos que fueron entregados por ellos a la Fiscalía el 14 de diciembre de 2016".

Básicamente lo que hicieron los hermanos Uribe Noguera fue "destruir evidencia de actividad relevante registrada en dichos dispositivos, esto es, de interacciones que se presentaron vía telefónica y a través de aplicaciones de mensajería instantánea como WhastsAap, previas, concominantes y posteriores a la ocurrencia de los hechos cometido por el señor Rafael Uribe Noguera", dice el Tribunal de Bogotá.

¿Con quién habló Rafael Noguera?

Entre las conversaciones que trataron de ocultar también están las que registró Rafael Uribe Noguera antes y después del crimen de Yuliana Samboní.

Desde ese mismo cuatro de diciembre los hermanos Uribe Noguera supieron exactamente lo que pasó, pero al parecer decidieron ocultarlo.

Ese día y luego de reunirse en el edificio en el que fue asesinada la menor, Francisco se hizo cargo del celular de su hermano, pero no tenían la clave de acceso.

Así que se lo llevo a Catalina, quien mientras estuvo haciendo guardia a su hermano en la clínica logró ingresar al móvil. Luego de darse cuenta de todas las conversaciones que su hermano tuvo antes del secuestro de la menor y después de perpetrar el hecho decidió eliminarlas. 

Borraron apartes de las conversaciones entre Rafael y sus otros dos hermanos, así como toda la actividad vinculada al caso que se registraba desde Ipone de su hermano Rafael y del de ellos, desde ese cuatro de diciembre hasta el 14, cuando los dispositivos fueron entregados a las autoridades.

Pero ahora, el informe que daría cuenta de todas las actuaciones registradas en los teléfonos volverán a jugar dentro del proceso judicial contra Catalina y Francisco Uribe Noguera por ocultar material e el proceso en el que fue condenado su hermano.

El Tribunal también aceptó la incorporación de unas fotografías de la camioneta y de elementos probatorios y evidencia física hallados en el carro y que tampoco habían sido tenidos en cuenta en primera instancia. En ese vehículo que estuvo estacionado durante horas en el edificio en el que estuvieron los tres hermanos estaba uno de los zapatos de la menor.

Fuente: EL TIEMPO